miércoles, 31 de mayo de 2017

"La cena" Herman Koch (2009)

Lo mejor que puedo hacer es no contar el argumento y animarles a que lo descubran. Podría decirles que está inspirado por un hecho real, sucedido además en España, pero más que un spoiler sería una putada.

Dos parejas, una cena en la que todo sucede, y una historia que se desvela entre plato y plato , en continuo crescendo hasta un final tal vez esperado pero no por menos tremendo.

Brillante y provocador.

 Como habitualmente, vengo en descubrir la rueda  porque este libro fue superventas en toda Europa ....hace seis o siete años.

Holanda también existe.


martes, 30 de mayo de 2017

"Catedral", Raymond Carver (1983)

Llego por fin a Raymond Carver. Años en las cosas pendientes.

Relatos maravillosos sobre gentes comunes. Y,  de una u otra manera, con un aire de angustia cotidiana, como si algo pendiese de nuestras cabezas, como si fuese a pasar algo. Y todo sin grandes personajes, simplemente entrando en la casa del vecino.

Carver. La leche.

Y yo con estos pelos...

martes, 2 de mayo de 2017

"La mujer es una isla", Auður Ava Ólafsdóttir (2004)

Ya voy por la tercera, después de Rosa Cándida y La Excepción. No se me quejará, por una u otra razón ya he leído más libros de esta islandesa que de muchos escritores en castellano.

Si hasta ahora teníamos una de cal y otra de arena, con La mujer es una isla tenemos la casa entera. Aunque cuando lees a esta mujer  siempre parece que falta algo, que la historia no está acabada del todo, en este caso la sensación mientras iba pasando el relato era  el deseo cada vez más fuerte de que no acabase.

El comienzo te deja un tanto perplejo, porque básicamente consiste en que el marido de la protagonista, gilipollas manifiesto, decide darse el piro porque tiene una amante con la que va a tener un hijo. Tras el notición y con una carga extra (un niño), decide olvidar en una especie de road movie por las duras carreteras islandesas en medio de un clima atroz .Sorprendentemente, el desarrollo de la historia transmite enormes aires de paz, y te deja deseando echarse a la carretera a pasarlas canutas bajo la lluvia islandesa.

No sé si se nota pero me ha gustado.